Menú
Your Cart

Enfoques Pedagógicos

ENFOQUES PEDAGÓGICOS

Cucú es un proyecto educativo basado en la Pedagogía del encuentro.
Tú quien eres? Qué necesitas?

Creemos que en la base de la autonomía está el vínculo y la conexión con el adulto referente, posible a través de cuidados cotidianos de calidad.
Entendemos esos cuidados (cambiar el pañal, ofrecer la comida, acompañar a dormir...) como momentos de intimidad entre el niño y su educadora, puesto que son reservados únicamente para él. 

Para nosotras el Arte de Educar es la capacidad de acompañar: consiste en construir una relación sólida con el niño pequeño y ofrecerle nuestro abrigo, a la vez que permitirle descubrir el mundo para poder encontrarse consigo mismo de forma autónoma.

Lo logramos gracias a una ratio muy reducida (máximo 4 niños por educadora) que facilita mantener constantemente una atención sensible hacía el pequeño, porqué solo cuando adquiera seguridad afectiva podrá dedicarse con entusiasmo a la tarea de explorar.



CUCÚ ES EL LUGAR DE LA CONFIANZA EN SUS CAPACIDADES Y LUGAR DE LAS OPORTUNIDADES DE JUEGO.

En Cucú queremos cultivar con una mirada abierta las experiencias educativas basadas en la crianza respetuosa, donde se favorece la actividad autónoma del niño con una intervención indirecta por parte del adulto.

En particular, nuestro enfoque se basa en la visión Pikler y Waldorf, que consideran el bebé y el niño pequeño como una semilla con todas las informaciones internas para crecer.  Quien acompaña, para seguir la metáfora, es la jardinera que conoce a sus plantas y sabe lo que cada una de ellas necesita. Creando las condiciones para que crezcan en toda su belleza.

PARA CONOCER, HACE FALTA OBSERVAR.

Utilizamos el concepto de “invitaciones” y “escenarios de juego” inspiradas por la experiencia educativa en Reggio Emilia, que considera el ambiente como “tercer maestro”, conectado al arte y a la naturaleza, preparado con cuidado y sensibilidad estética.



Contextualizamos el trabajo de Maria Montessori en relación a la vida práctica, valorando más las experiencias reales que tienen que ver con la cotidianidad del niño en vez que aplicar el “método”. No queremos hacer nada por hacer. Hacemos lo que hacemos porqué tiene un sentido para el niño.

Para nosotras es importante ofrecer límites de forma firme y amorosa (utilizando un tipo de comunicación asertiva) y marcar un ritmo al día  donde fluyan en equilibrio dos momentos diferentes: 

> Momentos de expansión: el niño juega en el espacio preparado moviéndose en libertad y autonomía.

> Momentos de recogimiento: el niño recibe un cuidado individualizado (comida, cambio de pañal, dormir) o la educadora le propone canciones de dedos, de falda y de tacto.


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies